octubre 13, 2016

Creciente






Son las siete con siete, me iré de aquí a las ocho. Llegaré a casa a las nueve y media. Quiero que estés a mi regreso, y así todos los días hasta que olvide para siempre que nunca volverás a estar...

octubre 12, 2016

Debo escribir mucho, debo vaciarme. En algún momento diré que fue la peor época de mi vida. Que ya, quedó registrada tanta jodida suerte.

Debo escribir. Escribir escribir escribir escribir escribir

octubre 06, 2016



Hemos tenido la necesidad de una compañía, pienso, por ejemplo, en mi papá y en todas su parejas, luego pienso en mi mamá (que ha sido más independiente en ese aspecto) y confirmo que esta dependencia proviene del lado paterno. Pero dejando de lado la parte compañía-sentimental, menciono que soy la tercera de cuatro hermanas. Mi hermana Ana y mi hermana Karen siempre vieron por mí; mi mamá, de cierta manera, me sobreprotegió porque me veía muy “menudita” tal es el caso que hasta los cinco años me mandó al kínder porque jamás me vio “preparada” para estar sin protección. Mi abuela también me cuidaba mucho y así la familia. Luego fui creciendo y como saco, fui buscando perchero de donde colgar. Mi familia (padres, hermanas, sobrino, abuela) ha estado ahí para mí, así pues, no he estado extremadamente sola. Ahora me enfrento a situaciones en las que debo estar sola, y casi no lo digo pero sí me da miedo. Al hallarme en este caso, mando mensajes y ya, estoy en compañía. Me da gracia aceptar que esto me pasa. Por otro lado, no sé por qué las circunstancias me han orillado a personas que me protegen (llámense familia, profesores, parejas, amistades…), siento como si fuera algo normal. En algún momento debo aprender a vivir fuera de un cascaron, imagínate, un día viajo sola y me pierdo y qué haré. Por ese lado me siento incompleta, sé que las personas cercanas a mí necesitan de una Brenda entera y no de una desvencijada que requiera siempre de alguien para andar. En fin, quise metaforizar la pena que llevo actualmente, necesitaba escribir. Ya sabes que este ejercicio ayuda a veces. Me sorprende retener el llanto y darle a las teclas. Ayuda mucho negarse a escribir el verdadero dolor y sacar otras cosas.

Tarde o temprano narraré la ausencia que llevaré por el resto de mis días. Estoy muy triste pero también tranquila.

Allá en donde estés, mira, seré valiente porque me mostraste que es posible; tú lo fuiste.
     

Creación antisocial:

* Seguidores

¡Aquí, (en la imagen) dale click! (:

¡Aquí, (en la imagen) dale click!  (:
Todos los derechos reservados
Se produjo un error en este gadget.
Todos los derechos reservados. Tema Sencillo. Imágenes del tema de Leontura. Con tecnología de Blogger.