abril 27, 2017

Un día a la (jodida) vez...



¿Te ha pasado que tienes como esas ganas de escribir pero no sabes qué y escribes y no entiendes hacia dónde va la cosa y puede quedar un texto bueno, o malo, no sabes y terminas yéndote al carajo, bien al fondo, ahí, a la niñez, o más al fondo aún, al útero, o más al fondo…?

¿Te ha pasado que todo comienza porque el miércoles leíste un texto magistral de un escritor que conociste en una charla sobre crítica literaria y luego lo agregaste a facebook, y luego lo seguiste en twitter, y luego boom de pronto eres su sombra, pero en buena onda porque sólo admiras su mente, eso que expresa tan bien y que a ti apenas y te alcanza para preguntar “sobre qué voy a escribir”?

¿Te ha pasado que esa lectura se queda todo el día en tu memoria y el jueves, por a’i de las cinco de la tarde lees otro texto, no tan entrañable como el del miércoles, pero sí [¿te ha pasado que escribes mucho pinche ‘pero’ y te das cuenta y dices puta madre, cómo… por qué, carajo… Pues bueno,  luego le debes dedicar tiempo a ese tope porque si no, se te va el hilo de lo que estás tratando de expresar y eso?] fundamental para abrir tus horizontes y decir “necesito escribir algo”?


¿Te ha pasado que todo comienza por ti y al final acabas escribiendo las ideas de la otredad, dirás chingada vida, guardarás el texto, o en su defecto, cometerás el riesgo de subirlo a tu blog [ya nadie usa blog, ¡me lleva la…!] y ahí se acabó, adiós, buena suerte, regresa cuando puedas, cuídate?

Creación antisocial:

* Seguidores

¡Aquí, (en la imagen) dale click! (:

¡Aquí, (en la imagen) dale click!  (:
Todos los derechos reservados
Se produjo un error en este gadget.
Todos los derechos reservados. Tema Sencillo. Imágenes del tema de Leontura. Con tecnología de Blogger.